"SALAMANCA YA"




Queremos compartir con vos, la vida de Juan, su historia, su danza y por eso te invitamos a entrar a un lugar de encuentro, estas invitado/a!



Familia Saavedra

miércoles, 31 de enero de 2007

La Juan Saavedra


Un manojo de crepúsculos, viene bailando por su alma


por su camisa de seda, la noche sale de farra


su melena se despeina, se enloquecen las guitarras


sus botas rugen, a un ritmo de un leguero que habla


de lejos la luna mira por entre las nubes mansas


su cuerpo vivo racimo, se deshace en llamaradas


los pájaros se retiran, celosos de tanta magia


entonces el ritmo trepa latitudes y distancias


pañuelos como palomas, vuelan por toda la zamba


tiembla la alegría, la noche, la noche se a vuelto brasa


y le suben por la sangre, un puñado de mudanzas


un fuego le envuelve el alma, un gusto de sal lo hiere


la chacarera lo apura, las estampas se suceden


entre ritmos sincopados, que emborrachan y enloquecen


su hermano Carlos lo mira, desde su eterna morada


deshojando como flores, las lágrimas de la vidala


entonces los sones llegan, en tropel de llamaradas


y al centro del escenario, con sus dos manos levantadas


El bailarin de los montes, se eleva llegando el alba


al corazón de la gente, al centro de las entrañas.


Daniel González



Viento norte santiagueño, en tu brisa traerás
música de salamanca, para que la baile Juan.


Al repique de un leguero, la mudanza brillará
a ver chango santiagueño prestame tu voluntad.


Amigos de los amigos y sencillo como el pan
gustador de vino tinto, santiagueño por demás.


Báilamelo Juan Saavedra, una trunca nada más
a ver chango santiagueño prestame tu voluntad.


La noche pide una copla con gusto a tuna y mistol
el bombo pide un malambo zapateao en sol mayor


De cada jardin que estuvo, siempre se llevó una flor
de cada pueblo un cariño, preñadito de emoción.


De la mano de su hermano, seguro lo encontrarán
hecho cruz en remolino, zapateando hasta el final.



Mario Alvarez Quiroga